Noticias de internet, innovación y Google – Interplanet En Bici a la oficina, bicicletas plegables como alternativa al parking

Son muchas las personas en todo el mundo que quieren disfrutar del placer de ir en bici a la oficina, sin embargo, no todo el mundo conoce los consejos básicos para poder hacerlo sin estresarse y, sobre todo, llegar al trabajo a tiempo.

Desgraciadamente, la gran mayoría de las ciudades como por ejemplo Madrid, mi ciudad natal, no están muy al día en cuanto a servicios para moverse con facilidad por la ciudad. Podemos disfrutar disfrutar de fantásticos servicios como por ejemplo la reserva online de parking por todo Madrid si nos movemos en coche, pero la cosa no es tan sencilla cuando hablamos de trasladarnos en bicicleta. De ahí el título de este artículo, hoy en día hay una solución a la falta de aparcamientos específicos para bicicletas, son las bicicletas plegables que podemos encontrar incluso con motores eléctricos para ayudarnos a desplazarnos.

Señal de Parking

Si acabas de empezar a pedalear por las calles y aún no tienes mucha práctica con los coches, la mejor opción es comenzar a practicar en un entorno totalmente seguro, esto te ayudará a tomar el control total de la bicicleta y te permitirá evitar problemas con el equilibrio. Aunque te parezca algo muy básico, debes llevarlo a cabo ya que podrás adquirir un mejor control sobre tu bicicleta y, sobre todo, aprenderás a evitar caídas y accidentes.Una vez que tengas la bici dominada, debes decidir qué ruta prefieres para ir al trabajo. Muchas personas que van al trabajo en bici usan la ruta que usarían con el coche, sin embargo, esta no es siempre la mejor opción, ya que el tráfico y la forma de las calles pueden hacer que el camino sea mucho más largo y peligroso.Puedes usar Google Maps para encontrar una nueva ruta o incluso poder conocer mucho mejor las calles por las que ya pasas, de tal forma que encuentres atajos o incluso nuevos caminos para ir al trabajo en bici.En bici a la oficina - Soluciones al parkingCon una bici puedes ir más fácilmente por carreteras secundarias y, sobre todo, alejarte del tráfico, lo que te da dos ventajas principales: la primera es que puedes dejar de escuchar el ruido del tráfico y dar un paseo tranquilo hasta el trabajo; y la segunda es que tienes la posibilidad de llegar antes, al evitar las zona con más tráfico de la ciudad. Si no conoces el recorrido, puedes hacerlo un sábado o un domingo y aprenderlo para que puedas llegar al trabajo en bici más rápido. También podrás fijarte en las calles, en si tienen hoyos o cualquier tipo de obstáculos. Busca zonas agradables para ir al trabajo en bici, de tal forma que puedas llegar con una actitud totalmente positiva y, además, para que puedas disfrutar del paseo, de tal forma que las ganas de pasar por él sean mayores. Revisa muy bien el mapa, para que puedas ver los diferentes talleres de bicis que hay cerca de tu ruta, para que en caso de que a la bicicleta le pase algo, no lo uses como excusa para dejar de ir al trabajo en bici. Otro de los puntos que también debes observar es la posibilidad de dejar la bici en un espacio seguro al llegar a tu trabajo. Si no existe, debes aprender a usar los diferentes tipos de candados para bicicletas que hay y quedarte con el más seguro. Tenemos que avisarte, antes de que comiences a ir al trabajo en bici, de que todo requiere un proceso de adaptación. Los expertos dicen que para comenzar a disfrutar verdaderamente de este hábito, debes hacerlo durante 4 semanas cómo mínimo. Puede que los primeros días sufras algunas molestias en los hombros por la poca costumbre de pedalear, pero debes dejarle unos días de tolerancia, ya que todo lo que es nuevo requiere un proceso de adaptación. Recuerda que a la hora de ir pedaleando a la oficina, no estás haciéndole un favor solamente al mundo, ya que un coche menos es un poco menos de polución; sino que te estás haciendo un favor a ti mismo al hacer ejercicio, con lo que ayudas a tu corazón a ser más resistente. Si después de estar un mes y medio pedaleando para ir al trabajo, sigues sintiéndote incómodo, es probable que lo que suceda sea que no tengas el equipo adecuado o que el sillín de la bicicleta no sea el que debes usar. Ir en bici al trabajo no debe suponer un suplicio para ti, al contrario, debes intentar buscar las rutas más cómodas y la bicicleta más adecuada para ese fin. Una buena forma de motivarte ante los paseos en bicicleta al trabajo es contar al final de la semana cuánto dinero has ahorrado en transporte público o gasolina. Además, ir en bicicleta durante un tiempo hace que el cuerpo se estilice.